Nacer con un corazón enfermo

Cuando se diagnostica una cardiopatía en un niño y lo comunicamos a los padres, sienten un gran impacto emocional junto con una gran preocupación por la vida y el porvenir de su hijo.

Un aspecto importante para aprender a convivir con éstos problemas es la información. La ayuda profesional que les podamos brindar los ayudará a conocer el Diagnóstico, qué implicaciones tiene, los pasos a seguir y las opciones de tratamiento. Todo esto contribuirá a reducir la ansiedad y a aceptar la realidad.

Conocer el problema, aprender a manejar el día a día de su hijo y hacer partícipe al propio niño de su propia enfermedad, adaptando la información a su edad, sin alarmismos ni sobreprotección, para evitarles en lo posible el sentirse diferentes y permitiéndoles que lleven una vida lo más normal posible en cuanto al juego, diversiones, etc.

En el entorno escolar, es recomendable que los maestras tengan conocimiento de la situación del niño, para poder ayudar a que se siente como uno más entre sus compañeros, evitando sobredimensionar el problema si el niño requiere ciertas limitaciones en cuanto a ejercicio o determinados cuidados durante su instancia en la escuela.

Es muy importante la búsqueda de ayuda tanto por parte de su familia y entorno cercano, como ayuda Profesional.