CATETERISMO CARDIACO EN CARDIOPATIAS CONGENITAS

El cateterismo cardiaco es un estudio “invasivo” es decir se debe entrar al corazón para su realización.

En el paciente portador de cardiopatías congénitas puede ser requerido a cualquier edad del mismo, no existiendo límites por tal motivo.

Si el paciente no estuviera previamente internado requiere de una internación de por lo menos 24 horas, y dependiendo de la edad del paciente puede ser necesario realizarlo bajo anestesia general y control con anestesista.

Además el paciente debe realizar un ayuno previo, el cual dependerá de su edad y situación clínica.

Se accede por punción de arterias y/o venas de diferentes zonas: miembros inferiores (región inguinal), miembros superiores y cuello son las más frecuentes.

Consiste en la introducción al organismo del paciente de pequeños tubos de material sintético, de diferente tamaño en relación a su edad y peso, que se hacen circular por las diferentes venas y arterias, llegando y saliendo del corazón para poder efectuar las mediciones requeridas.

Todo el procedimiento se realiza en una sala equipada especialmente a tales efectos con un equipo de rayos X especialmente diseñado para la realización de este tipo de procedimientos, con monitores que muestren las imágenes angiográficas realizadas y las diferentes presiones, en tiempo real y grabado para poder efectuar las mediciones requeridas en cada caso en particular. También se establece un estricto control de la higiene y esterilidad tanto del paciente en estudio como del material a utilizar y del personal actuante.

Básicamente consta de tres partes las cuales pueden ser realizadas conjuntamente o por separado, dependiendo de la situación clínica, de la variedad de cardiopatía y del tipo de tratamiento propuesto:

–          Estudio hemodinámico: esta parte del estudio se utiliza para realizar diagnostico de la cardiopatía, completar datos de la cardiopatía no aclarados por los métodos precedentes (por ejemplo datos que no se pudieron valorar en el ecocardiograma), valoración de la respuesta a la dilatación de las arterias pulmonares en caso de hipertensión arterial pulmonar o realizar las mediciones correspondientes a cada caso en particular previas y posteriores a la realización de un acto terapéutico (de tratamiento). Se realiza en base al registro de las presiones existentes en las diferentes cavidades cardíacas y los vasos (arterias y venas) que llegan y salen del corazón, y de la toma de mínimas muestras de sangre de las diferentes cavidades y vasos para realizar mediciones de funcionamiento del corazón (gasto cardíaco), cortocircuitos de sangre entre las diferentes cavidades (comunicación interventricular, ductus arterioso permeable y otras), cálculo del estado de las pequeñas arterias pulmonares y de estar muy estenóticas (“cerradas” en hipertensión arterial pulmonar) determinación de la reversibilidad de dicha situación en base al uso de medicamentos (óxido nítrico, iloprost, etc) para guiar el tratamiento correspondiente. También para la evaluación del corazón trasplantado incluyendo la toma de pequeñas muestras biópsicas para estudio anatomopatológico, de forma de establecer estado funcional del corazón trasplantado y descartar o diagnosticar un eventual rechazo para tomar las medidas correspondientes.

–          Estudio angiográfico: consiste en la administración de un liquido opaco a los rayos X de forma que nos permita observar la circulación de la sangre hacia y desde el corazón así como dentro del mismo, para evaluar situaciones anómalas (comunicaciones patológicas: comunicación interauricular o interventricular y otras), alteraciones de los vasos que llegan al corazón (venas) y de los que salen del mismo (arterias) mostrando conexiones anómalas (transposición de las grandes arterias, anomalía del retorno venoso pulmonar y otras), ausencia de conexiones (falta de desarrollo de las válvulas tricúspide: atresia tricuspídea o pulmonar: atresia pulmonar y otras), etc.

–          Procedimiento terapéutico: consiste en la realización de una acción de tratamiento que podrá ser paliativa (transitoria) preparatoria del paciente a un acto quirúrgico (dilatación de la comunicación interauricular: Rashkind y otros) o definitiva (oclusión de un ductus permeable y otras).   En ocasiones el procedimiento puede ser necesario realizarlo con carácter de urgencia, como por ejemplo en pacientes con transposición de las grandes arterias si presentan una comunicación interauricular insuficiente puede ser necesario aumentarla de tamaño mediante un procedimiento de Rashkind para que mejoren las condiciones del paciente y pueda esperar la oportunidad de su corrección quirúrgica en situación estable.
Para poder realizarlo se necesita material específico a cada caso a tratar (material de dilatación: catéteres con balones en los extremos que se insuflan y desinsuflan desde afuera (para tratar obstrucciones de vasos: estenosis de arterias pulmonares por ejemplo, o de válvulas cardiacas: estenosis de válvulas pulmonar o aórtica), stents o mallas de metal con forma de tubos que se colocan en lugares de diámetros reducidos para mantenerlos abiertos y de buen tamaño (coartación de aorta o sea la obstrucción de la aorta luego del origen de las arterias de los miembros superiores y cabeza),  y materiales de oclusión (dispositivos para cierre de la comunicación interauricular: dispositivo Amplatzer, dispositivos para cierre del ductus: coils o espirales metalicas en su interior y con material que facilita la oclusión en su exterior y el dispositivo Amplatzer para ductus, etc). También diferentes tipos de oclusiones de vasos (arteriales o venosos) fundamentalmente en cardiopatías complejas (conexiones venosas en la cirugía de Fontan que ocasionan descenso en la oxigenación de la sangre, etc). Ultimamente se han desarrollado dispositivos para implantar, en lugar de la valvula pulmonar, cuando esta presenta una severa estenosis y/o una severa insuficiencia (por ejemplo en el postoperatorio alejado de la Tetralogia de Fallot o de la atresia pulmonar) y que consisten en un stent dentro del cual se implanta una válvula biológica, de modo tal que al implantarlo en la zona correspondiente a la válvula pulmonar nativa cumplirá las funciones de aquella.

cardiopatiaConG

Diagrama del sistema de conducción atrio-ventricular y los nódulos sinusales